martes, 12 de febrero de 2013

Siete tips saludables para la cocina de todos los días

Cualquier plato puede tener menos calorías y grasas que lo que usualmente tiene. A continuación siete consejos que te permitirán mejorar la alimentación diaria sin resignar sabor.

Todo empieza en el supermercado

Llená tu carrito de alimentos frescos: frutas, verduras, hortalizas y legumbres. Decile no a los precocidos, a los snacks, a las gaseosas, a los jugos con azúcar y a las golosinas.

Métodos de cocción saludables

La clave es no alterar demasiado las propiedades de los alimentos y evitar añadirles grasa. Para esto hay cinco buenas técnicas: al horno, al vapor, al microondas, en papillote o a la plancha.

Vajilla antiadherente



Sea cual sea el método de cocción que elijas, minimizá el uso de aceite o manteca. Sartenes y asaderas de hierro fundido, esmaltadas y antiadherentes, permitirán evitar las grasas sin que tus comidas se peguen. Si fuera necesario, podés usar un poco de rocío vegetal.

Sales bajas en sodio

Si vas a utilizar la sal común, se recomienda no exceder una cucharadita diaria. Como respetar esta medida puede ser difícil para muchos, es recomendable utilizar sales que contienen un 70% menos de sodio que las sales de mesa.
Harina y arroz integral

En pizzas, panes y pastas caseras, reemplazá la harina común por harina integral, aunque sea en la mitad de las proporciones. Vas a añadir a tu dieta 12 gramos más de fibra por taza e incorporarás más vitaminas B, zinc y magnesio. Lo mismo con el arroz.

Granos y vegetales en lugar de carne

Hay maneras de lograr que ciertos platos con carne picada, como el pastel de papas o las hamburguesas, sigan siendo lo que son, pero sin inclinar demasiado la balanza de calorías. Una idea es añadir, en lugar de carne, granos enteros, vegetales en dados u hongos para hacer crecer el tamaño de las porciones. La proporción perfecta es de una taza de granos o verduras cada medio kilo de carne.

Desgrasá tus comidas

Ya sea en caldos o carnes, conviene siempre prepararlos un día antes y esperar a que la grasa se solidifique para poder retirarla fácilmente antes de volver a calentar los platos.

Fuente:  Planeta Joy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nos importa tu opinión por eso, dejanos tu comentario. Gracias por la visita