domingo, 27 de febrero de 2011

Belleza made in Hollywood

Recogidos casual y melenas relajadas, notas dominantes en la gala de los Oscar.


Las melenas minimal y los recogidos relajados sí son para una alfombra roja. Lo demostraron muchas de las invitadas de la gala de los Oscar, que tomaron al pie de la letra las recomendaciones de los gurús -que insisten en la necesidad de apostar por looks naturales que no pongan en peligro la edad y nos hagan aparentar años de más- y lucieron peinados frescos y evocadores. Tremendamente favorecedores. Y muy sofisticados.

Desde melena ultralisas -como la de Gwyneth Paltrow, firmada por el veterano Harry Josh, o la de la española Penélope Cruz- hasta recogidos naïf como el de Natalie Portman, protagonista indiscutible de la noche. Pasando por el eterno moño de bailarina explorado en claves diferentes: desde el trenzado de Mandy Moore hasta el altísimo de Hailee Steinfeld. Tenían que brillar con luz propia. Y parece que lo han conseguido.


Galería de fotos


Sin duda, Natalie Portman estaba radiante. En parte porque la dulce espera que vive le aporta un halo de luz muy especial. Aunque también jugaron un papel importante su recogido -naïf, marcado con livianas ondas y ladeado- y su maquillaje en tonos empolvados y ojos ligeramente smoked.

Gwyneth Paltrow demostró con su look que las melenas en clave minimal sí son para la alfombra roja. Con un cabello en clave años 90 -ésta fue la inspiración de su estilista, Harry Josh- y un maquillaje en tonos bronce, firmado por Leslie Lopez, deslumbró ante los fotógrafos. Dicen que uno de los secretos de su look fue un spray de John Frida que llevó en su cluth para dar brillo a su cabello durante toda la noche.
 

Amy Adams reinventó las ondas al agua con una declinación más relajada. En cuanto al maquillaje, recurrió a los siempre favorecedores tonos coral para dar luz a sus mejillas y color a sus labios.
  

La gurú Mara Roszak quería que el look de Mila Kunis fuera romántico y delicado. Por eso creó este messy chignon (moño despeinado) haciendo buen uso de unas tenacillas y espuma para texturizar el cabello.

Comentadísima fue la melena messy que lució Scarlett Johansson, que tuvo entre sus filas partidarios y detractores casi a partes iguales. Con puntas ligeramente texturizadas y maquillaje en tonos bronce acaparó muchas de las miradas.
Anne Hathaway reinterpretó el moño más clasico con mechones delanteros ligeramente ondulados y marcadísima raya al medio. Los labios rouge en versión mate eran la opción infalible para completar el diseño vintage de Valentino que lució para hacer su entrada en el Kodak Theatre.
Cate Blanchett volvió a demostrar por qué siempre es una de las invitadas más bellas. Vaya donde vaya. Optó por lucir una melena minimal y la única licencia que se permitió fue una mirada marcada con controlados trazos de eyeliner. Los labios  nude hacieron el resto.
No era fácil lucir un look de belleza acertado para su edad. Pero Hailee Steinfeld lo consiguió con un recogido babydoll con diadema joya y un maquillaje ultranatural.

Detalle del peinado, trenzado y recogido a la altura de la coronilla.

Los moños bailarina son otra opción favorecedora para una alfombra roja. Mandy Moore lo completó con unos labios orange matizados.
El binomio tez nívea + labios rouge destila glamour y sofisticación a partes iguales. Sandra Bullock lo demostró. Con nota.

Michelle Williams sofisticó su corte Mia Farrow con cejas marcadísimas y trazo verde de eyeliner para enmarcar las pestañas inferiores.

Los broches joya siempre son una alternativa segura para reinventar un moño de alfombra roja. Hillary Swank lo sabe y utilizó uno en plata envejecida sutilmente colocado. El maquillaje nude cecía el protagonismo a su impresionate diseño de Gucci.
El moño de la actriz, un híbrido entre el eterno italiano y el de bailarina, dejaba al descubierto una espectacular espalda.
Fresco, cool y con cierta inspiración California Dream. Mark Townsend firmó la melena que lució Jennifer Lawrence. Una de las claves fue mantener el volumen sin dejar ni rastro de efecto frizz.
La otra cara de la moneda. Aunque el efecto "peinado pero sin peinar" fue la opción más extendida entre las invitadas, Sharon Stone se decantó por un recogido high class de volumen extremo. El rojo inglés fue el tono elegido por la actriz para dar color a sus labios.
Penélope Cruz, en su primera aparicion pública tras ser madre, apostó por lucir melena con volumen para posar ante los fotógrafos. La española tampoco arriesgó con el maquillaje.
Reese Witherspoon apostó por una melena de inspiración sesentera y mirada enmarcada en grandes dosis de eyeliner y máscara de pestañas.

Nicole Kidman volvió a lucir moño de efecto despeinado. Tal  como hizo en la alfombra roja de los Globos de Oro.
Jennifer Hudson apostó por una coleta baja con tupé que dio mucho de qué hablar.
Fuente: Vogue.es

¿Cuál es tu favorito? ¿Qué peinados llevarían a un evento importante?

Espero sus comentarios en fmgonnetradio@gmail.com

Les dejo el tema musical elegido de hoy:
Rihanna - Don't Stop The Music

Gracias por leer esta sección

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos importa tu opinión por eso, dejanos tu comentario. Gracias por la visita